Agosto 2014

9 agosto, 2014 / Sin categoría / 0 Comentarios

agosto_2014

Cuando la interpreta Fats Waller, “12th Street Rag” es una de mis canciones preferidas. Waller fue un músico y compositor con un carisma y un humor inolvidables. Uno podría decir muchas cosas de alguien con unas cejas tan expresivas como las suyas pero, para mí, su mayor virtud, más allá de la increíble velocidad de sus dedos y su voz prodigiosa, es la capacidad de representar el ritmo trepidante tan asociado a los años locos del jazz con una relajación absoluta, transformando cada nota en alegría, desenfreno y un sonido como de carcajada.

Fats Waller (de nombre original Thomas Wright Waller) nació el 21 de mayo de 1904 en Nueva York. Empezó su carrera como pianista a la temprana edad de 6 años, ganándose la vida como instrumentista a partir de los 15 cuando empezó a tocar el órgano en la iglesia de su padre, el reverendo Edward Martin Waller, y en el Lincoln Theater de Harlem. Sus primeros solos de piano (“Muscle Shoals Blues” y “Birmingham Blues”) fueron grabados en 1922, cuando contaba con tan solo 18 años. En 1926 Fats Waller empezó una fructuosa relación con el sello Victor, que duraría hasta el final de su vida y, aunque tocó y grabó con muchísimos músicos de reconocido talento (Nat Shilkret, Gene Austin, Fletcher Henderson, Adelaide Hall…), sus grandes éxitos llegaron con los temas que compuso para su grupo Fats Waller and His Rhythm, realizando, al mismo tiempo, sus contribuciones más importantes al estilo “stride” (del que se considera una de las principales figuras) con temas como “Handful of Keys”, “Ain’t Misbehavin”, “Honeysuckle Rose”, “Squeeze Me” y un largo etcétera.

De un personaje tan pintoresco como fue Fats Waller, por supuesto, se cuentan muchas historias.
Las más tristes hacen referencia a la pena que le suponía escuchar ciertas melodías que había compuesto y que había tenido que vender por poquísimo dinero. Cuando sonaban por la radio, siendo ya exitosos estándares de jazz, sólo podía afirmar que no quería escucharlas nunca más. Según la biografía que escribió su hijo Maurice Waller, dos de estos temas eran “I Can’t Give You Anything But Love” y “On The Sunny Side Of The Street”.

En 1939 Waller grabó “I Can’t Give You Anything But Love” con la cantante Una Mae Carlisle, tocando la melodía y burlándose de la letra al mismo tiempo. Me gusta pensar que fue una pequeña venganza personal contra las injusticias tan frecuentes que vivían los músicos (y sí, otra vez, sobre todo los músicos negros).

(Fats Waller: voz y piano / Herman Autrey: trompeta / Rudy Powell: clarinete y saxo alto / James Smith: guitarra / Charles Turner: contrabajo / Arnold Boling: batería)

FIRST CHORUS (DUET)

CARLISLE
I can’t give you anything but love, Baby.

That’s the only thing I’ve plenty of,
Oh Baby.

Dream awhile,

Scheme awhile,

You’re sure to find

Happiness

And I guess,
All those things you’re sure to pine for.
Gee, I’d love to see you lookin’ swell,
Baby,

Diamond bracelets Woolworth’s doesn’t
sell, my little Baby.

Til that lucky day you know darn well,
ooo, Baby.

That I can’t give you anything but love.

 

WALLER

Don’t you tell me; what am I supposed to do?

Yes

You’re wrong.

That’s what you think I’m sure to find.

(Um hmm)

Well my tailor’s waiting’ right outside the
door,
He can keep me lookin’ swell, I ain’t
playin’.
I never had a diamond bracelet in my
life; what do I want it for?

What happens? What goes on in here?

SECOND CHORUS (SOLO)

Come here, let me tell you somethin’:
I can’t dish out anything but love, Ba!
That’s the only thing I’ve got plenty
of, Baby.
You talkin’ ‘bout dreaming’ awhile,
schemin’ awhile, you’re sure to find
Happiness, and I guess, all those fine
Arabian things your little heart pines
for, yes.
Skip’em! I’d love to see you lookin’
swell.
Diamond bracelets? Woolworth
ain’t got no business sellin’ ‘em;
you can go to, got’ ah, well, ah
well, well, well, Ho
‘Till that lucky day, you know darn well,
well Baby,
I ain’t dishin’ out nothin’, ain’t gettin’ off on
nothin’ but love.

How’s that Babes? There’s your diamonds.


0 Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?

Tu mail no aparecerá publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario